sábado, 1 de septiembre de 2012

#15

El viento se siente distinto hoy, más frío, más cruel, más triste, más único.
Me gustaría describir todo lo que mi mente razona en estos momentos, pero ni yo soy capaz de entender que estoy pensando. Y prefiero caminar (...)
Cerca del mar, mis pies hundidos en la arena, un atardecer especial, y la soledad absoluta acompaña mi momento.
Quisiera creer que el atardecer es la señal de que alguna vez te volveré a ver, volveré a sonreír, volveré a ser feliz.
¿Cómo la melancolía se transforma en mi permanente adicción?
No lo sé, jamás lo sabré, lo que si sé es que lo que llego a sentir es fuerte, es puro y único.
todavía sigo pensando, mientras el sol comienza a quemar el horizonte, cuando será el día en que vuelva a encontrarte. Semanas, meses, años, la eternidad completa.
Oscureció, el sonido del mar endulza mis oídos, endulza mi alma, calma mis sueños.
Y sigo aquí, entendiendo, comprendiendo que los temas del amor no se deben razonar, ni analizar, se sienten, se viven.
Aún no lo vivo, aún no lo siento, y mientras la luna ilumina mi cara, veo como las olas se recogen, como yo recojo mis lágrimas (...)



Lo peor, es que el agua es fría y cala mis huesos, como la pena que siento


1 comentario:

  1. Me encanto! Muy lindo. Sigue escribiendo!
    Saludos :)

    ResponderEliminar

Bienvenido!